Novedades

2º Día en Perú: Oasis de Huacachina


2º Día: Oasis de Huacachina

El oasis de Huacachina, es una laguna formada en pleno desierto de la región de Ica, en Pisco. Hoy en día es uno de los atractivos más importantes de Perú, donde se agolpan a los alrededores restaurantes, hoteles y hostales para hacer que el turista esté lo más cómodo en su visita al oasis.
Nosotros llegamos a Huacachina desde Lima, en un bus de la compañía Cruz del sur con salida a las 6.40 de la mañana y llegada a Ica a las 11:15 am.


La compañía Cruz del Sur es una de las mejores en Perú, prácticamente puedes moverte entre las grandes ciudades con ellos. Viajamos en los asientos Vip que contaban con pantallas independientes, desayuno y asientos bastante cómodos y reclinables.


A la llegada a la estación de Ica, cogimos un taxi por 10 soles que nos llevó a nuestro hotel en Huacachina, el Banana Adventure, puedes ver nuestro opinión del hotel aquí Hotel Banana,s Adventure.
También hicimos la reserva para la excursión de los buggys para las 17:00 horas.
Salimos a pasear por el oasis y ver donde podíamos comer algo a la sombra, la temperatura era de 35 grados. El lugar cuenta con un paseo alrededor del oasis donde hay muchos puestos de gente local vendiendo comida, helados, souvernirs y artesanía.

Justo en ese paseo entramos a comer en el Oasis Bar´s, donde comimos unas pechugas de pollo con papas fritas y ensalada, además de una coca cola y una botella de agua, todo por 60 soles.

Bajamos a la laguna, que estaba llena de gente local bañándose. Allí paseamos un rato por la arena y sacamos unas cuantas fotos. No había ningún turista bañándose, el agua tenía pinta de estar un poco sucia la verdad.



Compramos algo de merienda y algunos imanes para nuestra colección y volvimos al hotel para nuestra excursión en buggys.
Puntualmente, a las 17:00 nos subimos en unos buggys de 15 personas. Decir que esta excursión es impresionante, estuvimos aproximadamente 45 minutos saltando en el buggy por el desierto, bajando y subiendo dunas grandísimas, y soltando gran cantidad de adrenalina.




La hora ideal para hacer la excursión es la que nosotros elegimos, porque puedes ver la caída del sol con el desierto en el fondo y puede quedar una foto fantástica, nosotros que estamos empezando poco o poco en esto conseguimos estas fotos, imaginen lo que puede hacer un buen fotógrafo.


Pasados unos 45 minutos recorriendo las dunas en los buggys paramos para hacer un poco de snowboard.
Raquel no dudó en ningún momento en no subirse, el miedo a las alturas le pudo. Yo con la gopro en la cabeza, me lancé por las primeras 3 dunas sin problema. Menos mal que no era necesario subir las dunas, hacías tres descensos seguidos y el buggy bajaba a recogernos al terminar la tercera duna. Fue gracioso ver a Raquel llegar a solas con el conductor en el buggys, parecía el Papa en el papamóvil.
Volvimos al buggy y el conductor nos llevó a la famosa “ Duna de la Muerte”, la mayor permitida para el descenso. Da mucha impresión estar allí, pensé muchas veces en si tirarme o no. Hubo cuatro chicas que se unieron a Raquel en el buggy y no bajaron por miedo. Yo sin pensarlo me tiré, y por suerte, llegué en plenas condiciones.


Hicimos otros dos descensos más y terminamos así el snowboard en las dunas de Huacachina, una actividad espectacular e impresionante, que vale mucho la pena hacer.
Existe la posibilidad de alquilar por 2 soles las propias tablas y tirarte en las dunas cercanas a la laguna, pero el estar tirándote y tener que volver a subir por la arena a tirarte de nuevo no es muy recomendable.
Al volver al hostal, pedimos unas hamburguesas muy buenas en el bar, cenamos y subimos a quitarnos toda la arena que teníamos arriba y descansar para el día siguiente, donde madrugaríamos para visitar Paracas.



Aquí dejamos un video resumen de nuestro primer día en Perú:











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tenerifeando por el mundo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Jason Morrow. Con la tecnología de Blogger.