Novedades

Día 5: Polonnaruwa y safari en Minneriya



Madrugamos en nuestro hotel en Sigiriya, el Cassandra, para visitar uno de los complejos más espectaculares de AsiaPolonnaruwa. Llegamos en un paseo de 20 minutos y tras comprar las entradas empezamos a recorrerlo caminando. 




La ciudad de Polonnaruwa se encuentra al sureste de Anuradhapura, en un área de estanques construidos hace siglos por los reyes de Sri Lanka. Famosa por su belleza artística, y donde vimos entre otras, las 4 estatuas gigantes, talladas en la roca del Gal Vihara, de uno de los reyes más grandes de PolonnaruwaParakramabahu. 


El lugar es grande por lo que es conveniente hacer la visita en algún medio de transporte. También es importante saber que aunque estén al aire libre es necesario llevar ropa larga para entrar a cada uno de los templos. En el interior conviven templos hindúes con templos budistas. Como en todo el Triángulo Cultural, vimos varios grupos de colegios de visita. 





Es el primer y único lugar donde nos acosaron un poco para vender alguna artesanía local. En el resto del país tuvimos una tranquilidad total en este aspecto. 
Y al finalizar el recorrido compramos algunos souvenirs y unos helados que los monos nos intentaron quitar. El calor era agobiante y los helados nos vinieron de lujo. 
A la salida paramos en otra bakery a comer de nuevo. Comimos unos perritos calientes rodeados de gente local comiendo arroz and curry con las manos. Nosotros somos un poco especiales con la comida y la probamos el primer día pero no podemos con el curry y el picante. Justo al lado había alguna academia militar donde preparaban a la gente joven del pueblo. 




Nos desplazamos a Minneriya para hacer el safari, y durante todo el camino habían bastantes señales de elefantes sueltos. Nos comentaba el guía que se han producido muchos accidentes con elefantes en la zona. 





Hicimos el safari en solitario con nuestro conductor y nuestro guía. El precio fue de 100 euros, algo para nuestro gusto excesivamente caro. La duración fue de 3 horas por carreteras de barro hasta llegar a un gran lago donde habían varias manadas de búfalos y elefantes.  La carretera pasaba entre los elefantes y alguno intentó golpear a los jeep que pasaban entre ellos. También vimos varios dragones de comodo, muchos pájaros, jabalís y bastantes ciervos. 




En uno de los tramos los jeeps tenían que cruzar un pequeño río y nuestro conductor pasó sin problemas pero el siguiente jeep cargado de chinos se quedó atascado y se llenaron de barro al patinar el vehículo. Tuvimos que remolcarlos para que pudieran salir del río. 
El safari nos gustó bastante y vale la pena, pero nos parece excesivo el precio al igual que en la mayoría de lugares de interés del país. 
Cuando terminamos el safari el guía nos llevó a nuestro hotel parando antes en un supermercado donde compramos pan de molde, un bote de nutella y algunas cosas más para cenar. No encontramos casa de cambio en el pueblo y el guía nos cambió algo de dinero a un cambio mejor que en el aeropuerto. 
Nos dimos un baño en la piscina del hotel y así despedimos uno de los días más interesantes en este hermoso país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tenerifeando por el mundo Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Jason Morrow. Con la tecnología de Blogger.